Libro + película: Los juegos del hambre

Inicio / Cine de ciencia ficción / Libro + película: Los juegos del hambre
Katniss de Los juegos del hambre - Fanart
Tumblr de Hunger Games Examiner

Nunca me había detenido a pensarlo, pero leí Los juegos del hambre en 2010, atraído por las reseñas que estaba cosechando, sin saber que se trataba de ciencia ficción juvenil. Lo leí, me gustó, y listo. Luego vi por ahí lo de juvenil ¿Juvenil? ¡En 2010 yo ya tenía un hijo! Por una vez me fue bien haberme apartado de etiquetas, y disfruté el libro independientemente del target que Suzanne Collins tuviera en mente en el momento de escribirlo.

Trataremos, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, únicamente el primero de los libros, para mí, perfectamente disfrutable por separado como obra única.

Planteamiento

Nos encontramos realmente ante una distopía, un subgénero de la ciencia ficción opuesto a la utopía, en que se plantea un futuro nada deseable, como es el caso. Un futuro en que los doce distritos que forman el estado de Panem donde anteriormente estuviera Estados Unidos, viven subyugados por una capital, El Capitolio, que les obliga a enviar anualmente un representante masculino y femenino de cada distrito, para que luchen a muerte en una batalla televisada hasta que únicamente sobreviva uno. Esto se hace a modo de macabro recordatorio, para que los distritos tengan presente lo que ocurrió con el desaparecido distrito trece, que trató de levantarse en armas y fue destruido.

La propia Suzanne Collins admite que se inspiró en el Mito de Teseo, en el que se contaba cómo siete chicos y siete chicas eran introducidos en un laberinto a merced del minotauro para que este los devorara.

Más allá de lo que tenga que ver esta cruel forma de entretenimiento con el someter a ciertos distritos, la premisa es lo de menos una vez te encuentras con Karniss en una aventura por la supervivencia, en la que poco espacio hay para la amistad, y lo cruel es la norma, una página sí y otra también. Es por eso que me chocó cuando por primera vez la vi clasificada como una novela juvenil: o bien los jóvenes de hoy en día tienen mayor tolerancia y permisividad frente a las escenas cruentas, o es que realmente no se trata de una novela juvenil, más allá de que la protagonista sea una chica de dieciséis años.

Personajes

Katniss y Peeta de Los juegos del hambre - Fanart
Ilustración de Martina Cecilia

La creación de los personajes me ha parecido muy acertada. Si bien Katniss Everdeen sí puede caer en los clichés propios de la literatura juvenil (padre ausente, responsabilidades que no le corresponden a su edad, una habilidad que nadie conoce y que será de gran utilidad…), los otros dos personajes masculinos principales, tanto Gale como Peeta tienen un buen tratamiento en la novela, especialmente este último, hasta el punto que su relación con Katniss pondrá a prueba las sospechas del lector tanto respecto a los sentimientos de él como los de ella.

Otros personajes, ya de menor importancia, están también muy bien esbozados con pocos detalles, como es el caso de Comadreja o Cato, con quienes la autora consigue provocarnos fuertes sentimientos, a veces, a falta de un término mejor, “muy chungos”.

En la gran pantalla

En 2012 la saga saltó al cine con la primera de las entregas, que luego acabaron siendo cuatro (qué manía les ha entrado ahora con sacar de la última de una saga, dos), y que tuvo un gran éxito tanto entre los fans de la saga como entre nuevos adeptos, que acabaron pasándose también a los libros.

La actriz Jennifer Lawrence, que venía de una carrera más centrada en el cine independiente, tuvo sus dudas a la hora de aceptar el papel, aunque finalmente pudimos verla en una correcta interpretación de un papel poco exigente a nivel interpretativo, a la que se suman rostros más bien poco conocidos del mundo del cine, además del ya de capa caída Donald Sutherland y un Woody Harrelson que parece que ha recuperado un poco el tono tras True Detective.

Como curiosidad, el papel de Cinna, el estilista de Katniss, es interpretado por el compositor e intérprete Lenny Kravitz. Y no lo hace del todo mal, tampoco.

Una cinta de puro entretenimiento, un poco larga para mi gusto (142 min) pero que recoge bien el espíritu del libro, sin entretenerse en los detalles y, eso sí, rebajando el nivel de violencia.

Curiosidades y bonus

  • En el Motiongate de Dubai tienen dos atracciones inspiradas por las películas de la saga Los juegos del hambre: una montaña rusa y un tour en simulación 4D por Panem. A mí lo de la cuarta dimensión que me lo explique alguien que vaya, por favor. Si pasas por Dubai no dudes en dejarte caer por allí.
  • El saludo del distrito 12 que Katniss utiliza en los libros fue adoptado en 2014 como protesta por el golpe de estado en Tailandia, hasta el punto de que la junta militar que tomó el control del país estudió prohibir el saludo, y detener a quien lo utilice.
  • Panem es el nombre del lugar donde transcurre la acción, pero Panem et circenses es, en el latín original, la conocida expresión “pan y circo”que los romanos utilizaban refiriéndose a la forma de generar para el pueblo un espectáculo tan similar al que tiene lugar en Los juegos del hambre.
  • Bonus: os dejo este vídeo de Raiza Revelles con tres teorías locas, dos de las cuales me han encantado. La primera me ha gustado por disparatada, y es acerca de Comadreja y las cosas que inventan los fans para justificar ciertas cosas (que no voy a decir aquí por si aún no habéis leído el libro). Pero mi favorita es la teoría de la ucronía: Los distritos son en realmente los EEUU después de que perdiera la guerra de la independencia contra Inglaterra. Trece colonias, trece distritos. Encaja, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.