Worldbuilding: género vs. ambientación

Género vs. ambientación

Cuano escribí el artículo Mezclas imposibles en la creación de mundos pasé brevemente por la parte de diferenciar género y ambientación, pero quizá fue demasiado por encima. He observado que frecuentemente se confunde género y ambientación y, no solo eso, sino que esos equívocos se arrastran y repercuten en la mala distribución de la obra.

El equívoco

Un rápido vistazo a los géneros más populares en la sección de libros de cualquier librería nos daría un listado más o menos como este:

  • Ciencia ficción
  • Contemporánea
  • Fantasía
  • Histórica
  • Infantil
  • Juvenil
  • Policíaca
  • Romántica
  • Terror

Cómo ya hemos adelantado en el título, esto se trata de género y ambientación, no de una cosa u otra. El género y la ambientación conviven perfectamente en cualquier obra de ficción y uno nunca puede sustituir al otro.

Pero volvamos a nuestra lista. Lo que tenemos son unas palabras clasificatorias que no siempre atienden al mismo criterio. Por ejemplo, «infantil» y «juvenil» hacen referencia a la edad del público objetivo, sin tener en cuenta dónde (y cuándo) se sitúa la acción o qué cosas pasan. Otras hacen referencia al entorno en que se desarrolla la acción («histórica», «ciencia ficción», «fantasía») pero no tenemos ni idea de si nos vamos a encontrar una historia de aventuras, amor o intrigas políticas. Por último hay un tercer tipo de clasificación en este barullo de palabras, y es la que sí tiene en cuenta qué es lo que pasa, pero no otra cosa, como «romántica», «terror» o «policíaca».

Si quieres ampliar más sobre las confusiones de género y te interesa la fantasía, no dudes en echarle un vistazo a este artículo de Gabriella Campbell.

La diferenciación

Voy a ignorar olímpicamente el criterio del target al que está dirigida una obra porque, salvo casos muy puntuales, muchas obras «infantiles» o «juveniles» pueden ser disfrutadas por adultos y viceversa. Sin ir más lejos, la saga de Harry Potter o El señor de los anillos (sin ir más lejos, yo disfruté un montón de este último siendo un chaval y mi mujer también leyéndolo siendo ya adulta).

Así que nos quedan las clasificaciones que tienen en cuenta tipo de acontecimientos que tienen lugar y el entorno en el que transcurren. Y es a esto a lo que llamamos género y ambientación. Por tanto, sin pretender que esto se incluya en ningún libro de lengua castellana, imporovisaré una pequeña definición:

Género: clasificación de las novelas de ficción que utiliza el tipo de acciones que transcurren en la obra para categorizar la misma.


Ambientación: Entorno, tanto físico como temporal en el que transcurre una obra de ficción.

De modo que, tomando la clasificación de la librería a la que fuimos hace un rato, tendríamos los siguientes géneros:

  • Policíaca
  • Romántica
  • Terror

Y las siguientes ambientaciones:

  • Ciencia ficción
  • Contemporánea
  • Fantasía
  • Histórica

Son listas incompletas, pero recordemos que solo hemos desgranado lo que las editoriales envían en sus catálogos. Ahora completémoslo un poco más. Con un poco de imaginación podríamos sacar una lista más completa de géneros:

  • Aventuras
  • Bélica
  • Erótica
  • Humor
  • Política
  • Policíaca
  • Romántica
  • Terror

Y lo mismo para las ambientaciones:

  • Ciencia ficción
    • Cyberpunk
    • Distopía
    • Postapocalíptica
    • Space Opera
  • Contemporánea
  • Fantasía
    • Alta fantasía
    • Fantasía oscura
    • Fantasía urbana
    • Steampunk
  • Histórica
    • Western
    • Medieval
    • etc.

Como veis, con el tema de las subcategorías de la ambientación se nos puede ir un poco la cosa de madre, así que vamos a dejarlo ahí.

Star Wars Ralph McQuarrie

Mezclando género y ambientación

Ahora solo tenemos que tomar un género y una ambientación para poder encuatrar perfectamente (o casi) cualquier obra, sin temor a que alguien tome prestado un libro de finales del s. XVIII pensando que es algo parecido a Sentido y sensibilidad y se tope con que hay zombies nazis venidos del futuro que luchan con el espíritu del rey Arturo montando un dragón.

Así, podemos combinar una y otra cosa para obtener, por ejemplo, la categoría de las siguientes obras (las acompaño de un ejemplo)

Y así tantas y tantas combinaciones como se nos ocurran. De hecho, tengo delante mi biblioteca y no estoy pudiendo encontrar ni un solo libro que no pudiera entrar en esta combinación de categorías. ¿Y vosotros? ¿Echáis alguna cosa en falta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.