¿Qué es literatura juvenil? (y qué no)

Inicio / Leer ciencia ficción juvenil / ¿Qué es literatura juvenil? (y qué no)
El otro día, cuando hablaba en este artículo sobre Los juegos del hambre, dije que yo lo leí sin saber que era literatura juvenil, y que eso para mí fue una suerte, porque me acerqué a él sin prejuicios de ningún tipo. Y es que, en ocasiones, la categorización de una novela nos hace aceptarla o desecharla sin más. ¿Qué hacemos entonces con obras que pertenecen a varios géneros? ¿O aquellas que son inclasificables, por originales?
Además, en el caso de la literatura juvenil, la palabra “juvenil” no es un género, sino una clasificación por edad. De este modo, hay libros de ciencia ficción juvenil, de fantasía juvenil, romántica, steampunk, etc. Unido a ese problema tenemos otro, que es el de las subcategorías que han ido apareciendo desde el mundo anglosajón. Lo que aquí es “literatura juvenil” e incluso a veces LIJ (literatura infantil y juvenil, toma castaña si abrimos el abanico) en otros sitios es “young adult”, “middle grade” y “new adult” (recomiendo este artículo de Ana González Duque para aclarar conceptos). Así que tendremos que asumir que se englobe en librerías y demás dentro de “juvenil” obras de fantasía juvenil, ciencia ficción juvenil y romántica, y tener que bucear por estanterías y blogs aunque a nosotros solo nos interese uno de esos géneros.

Ahora bien, ¿cómo sabemos si meter un libro dentro del enorme saco de la literatura juvenil? De nuevo Ana González Duque analiza esto mismo, y ella llega a tres factores que determinan la idoneidad de una obra para un público joven: Menor nivel de violencia, de sexo, y un lenguaje más accesible. Seis años antes de este artículo, yo es lo que tuve en cuenta al comenzar a escribir Escape de 21-13, y ella lo hace, acertadamente creo yo, atendiendo a los criterios que se utilizan para la calificación de las películas como 12+, pero yo querría ir al mundo de la excepción.

Excepción por ejemplo como las obras que, siendo juvenil, son para más de doce años. Y de trece, y de catorce. La novela After, de Anna Todd, está clasificada en todos lados como literatura juvenil, pero no hay como pasarse por las valoraciones de Amazon para ver una gran cantidad de madres indignadas por el contenido de la misma, tanto en el tratamiento del sexo como en lo que hace parecer normal en ciertos comportamientos en una relación. Sin entrar a valorar este u otros casos concretos, está claro que no por ser juvenil es para todos los jóvenes (y ahí es donde empezamos a verle la verdadera utilidad a los términos young adult, middle grade y new adult) y, como veremos a continuación, no todas las obras “para adultos” son únicamente para adultos.

Y es que el que puede ser considerado como error de calificación de After quizá sea dado por la edad de los protagonistas. Miro la parte de atrás del libro y… Tessa Young está en su primer año de universidad… hale, ¡juvenil al canto! Y como no hay subdivisiones, ahí va, al lado de Harry Potter.  Por eso fijarnos en la edad de los personajes puede ser un error. Parzival, el protagonista de Ready player one de Ernest Cline tiene solo 18 años. ¿Es Ready player one una obra juvenil, estando como está cargada de nostalgia por los 80? ¿Y El juego de Ender? Ender aún va la escuela cuando el libro de Orson Scott Card tiene comienzo.

Así que vemos que no todo lo que está dentro de la categoría de LIJ es para según qué jóvenes, ni todo tiene protagonistas jóvenes o niños es LIJ. Aún nos siguen sirviendo las tres leyes de la categorización de Ana González Duque, pero yo quisiera dar mi particular planteamiento.

El caso de Spiderman vs Iron man

¿Qué tiene que ver esto? Lee, lee y verás

Demos un pequeño pasito lateral al mundo de los cómics, para ver un claro ejemplo de lo que yo considero que hace que una obra sea juvenil. Por un lado tenemos a Peter Parker, un estudiante que, por accidente, adquiere los poderes de una araña radioactiva y comienza a luchar contra el crimen, combinando todo ello con sus clases en el instituto, una novia, otra novia… Y por otro está Iron Man, Tony Stark, un hombre hecho y derecho que tiene una empresa de armas y acaba utilizando esos conocimientos y recursos para combatir el mal.

A priori parecería que uno es un producto destinado al público más juvenil y otro a un público adulto, y eso es ciertamente así, en tanto en cuanto muchos niños tienen una etapa en la que su superhéroe favorito es Spiderman (doy fe, por experiencia propia y la de mis hijos). Y el merchandising dirigido a un público más infantil ha funcionado mucho con Spiderman, mucho más que con otros superhéroes con mucho tirón, como pudiera ser Batman o Superman. Pero, ¿sabéis? A día de hoy Iron Man (y otros muchos, pero estamos con nuestro amigo Tony) tiene una colección de productos para los más pequeños de lo más extensa. Juguetes, muñecos, armas, disfraces, series de dibujos adaptadas… Entonces, ¿Qué es lo que hace que una obra sea para jóvenes? ¿En mi opinión? Que funcione. Esto es como los best-sellers. Ken Follet es un escritor de best-seller, pero es un título que no puedes ponerte tú (por tanto, huye de los vendehumo que te digan que te van a enseñar a escribir un superventas, si ellos no han hecho uno), es algo que tiene que venir de fuera. Si una novela vende un montón será un best-seller, y si tu novela tiene éxito entre los jóvenes, será literatura juvenil. Porque por mucho que Perzival sea un chico de dieciocho años, Ready Player One es un libro para viejunos nostálgicos.

2 comentarios

  • Hola, David. Tenía curiosidad por leer el artículo porque cometí el error de saltarme la literatura juvenil, y desde peque ya empecé por la viejuna. A causa de eso no pude saborear obras como Dune, El señor de los anillos, o El juego de Ender como se merecían; porque las leí a partir de los 20. Aún así son las tres que más me han gustado.

  • Pues te confesaré que… ¡Dos de esas dos que dices yo las leí después de los 30! El juego de Ender y Dune y, no sé cómo se saborearían siendo joven, pero pasados los treinta yo las disfruté mucho.
    ¡Es que nunca se es mayor para leer juvenil! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.