Los mejores inventos de la ciencia ficción

Inicio / Leer ciencia ficción juvenil / Los mejores inventos de la ciencia ficción

Los mejores inventos de la ciencia ficción
Hay muchas cosas que me gustan de la ciencia ficción, especialmente de la ciencia ficción juvenil, que es más “libre” a la hora de fantasear, de imaginar. Porque a veces la ciencia es “enemiga” de la ficción, y yo disfruto mucho cuando un autor deja volar su imaginación libremente, sin ataduras. Por eso hoy te traigo una lista de los mejores inventos de la ciencia ficción, tanto en lo puramente tecnológico como en otras áreas como la sociólogica o militar.

El DeLorean

Cuando Robert Zemeckis y Bob Gale escribieron el guión de Regreso al futuro (1985) pusieron en boca de Doc: Yo creo que, si vas a construir una máquina del tiempo, ¿por qué no hacerlo con clase?. Y el bueno del Dr. Brown no puede tener más razón. Tanto es así que el DeLorean sobrepasa el hecho de ser un trasunto de La máquina del tiempo de H. G. Wells, llegando a ser un modelo de vehículo que se revalorizó muchísimo tras el film, y ha llegado a páginas de otras obras como, por ejemplo, Ready Player One (de la que puedes ver un análisis comparativo en este artículo)

La psicohistoria

La ciencia ficticia inventada por Isaac Asimov para su saga Fundación es una combinación de sociología y estadística capaz de prever las decisiones de un grupo suficientemente grande que no sepa que está siendo observado. Vale, ahora hablemos de la recopilación de datos y de marketing.

Porque no hace falta irse a la ciencia ficción para ver algo así, pero ya no solo en la predicción de decisiones de la masa. La cantidad de información que hoy en día se mueve genera muchas y muy útiles estadísticas para las grandes compañías que pueden pagarla.

La armadura de Iron Man

La armadura de Iron Man

Tras el éxito de la película de Jon Favreau de 2008 que abrió el Universo Cinematográfico Marvel (MCU), muchos se han subido al carro de “Yo soy fan de Iron Man de siempre”. Y es que la armadura de Iron Man es uno de los inventos más versátiles de la ciencia ficción. Proporciona un increíble blindaje, cuenta con soporte vital, control remoto, lanzallamas, láser y contramedidas, supera la velocidad del sonido y, ya fuera del cine, incluso hace una “copia de seguridad” de la mente de Tony Stark.

De hecho es en las viñetas donde la armadura ha visto más versiones y complementos. Desde la famosa Hulkbuster que veríamos en Vengadores: La era de Ultrón (que vio la luz mucho antes, en el Iron Man #300 de 1994) hasta la Endo Sym, que utilizaría tecnología simbionte y conexión psiónica, pasando por la Iron Destroyer, medio mágica, forjada por los herreros de Odín o el actual modelo Prime, que es todas ellas en una sola, y muchas, muchísimas más.

La implantación de conocimientos

Desde que Neo pronunció la frase “Ya sé Kung-Fu”, todos los estudiantes del mundo occidental han soñado con la posibilidad de la implantación de conocimientos como camino rápido a las siempre tediosas horas de estudio. Lo cierto es que este invento ficticio ya se había dado antes en la ciencia ficción (en muchas obras cyberpunk, de hecho), pero no por ello es menos atrayente. Conseguir sintentizar la estructura de aprendizaje en el cerebro y reproducirla en otros sujetos abriría un montón de puertas solo limitadas a la capacidad de memoria.

Y al dinero, claro. Sería un proceso en inicio caro, al alcance de unos pocos, que verían incrementadas infinitamente sus posibilidades en el mundo profesional, mientras que los que no pudieran costearse tal intervención tendrían que seguir estudiando “a la vieja usanza” y terminarían quedando, inexorablemente, fuera de juego, formando una enorme brecha.

Vale, ya tengo una idea par un relato. Lo voy a llamar “La brecha”. No me lo piséis, ¿eh?

Fundas sintéticas

Altered Carbon fundas

Una de las premisas del famoso libro de Richard Morgan Carbono modificado es la posibilidad de cambiar tu consciencia de un cuerpo (funda) a otro, y poder escapar así de la enfermedad, de las heridas y del paso del tiempo. ¿Qué ocurre? Pues que, al igual que con la implantación de conocimientos, el factor económico es (como siempre) un elemento diferenciador, que hace que los más acaudaladas puedan permitirse múltiples fundas, mientras los menos, no.

No es, por sí mismo, un elemento que no hayamos visto antes (sobre todo porque, aunque se ha popularizado con la serie de Netflix Altered Carbon, la novela es de 2002), y tanto en otros libros como en películas o incluso juegos como Warhammer 40.000 existe la posibilidad de trasladar la mente de alguien a otro cuerpo, vivo, robótico o incluso a la red. Ni que decir tiene que este, quizá por ser de los más imposibles, es uno de los inventos de la ciencia ficción más atrayentes, y que mayor cambio supondría para el ser humano.

(Aunque para mí la armadura de Iron Man sigue siendo mi favorita)

El ansible

Cuando en 1966 Ursula K. Le Guin introdujo el ansible en El mundo de Rocannon, abrió una puerta a algo que trascendía la ficción. Un sistema de comunicación instantáneo (absolutamente instantáneo, cuando hablamos de distancias entre planetas y la luz misma tarda en llegar) desafía la misma teoría de la relatividad. Esto no ha sido impedimento para que, tanto la propia Le Guin lo introdujera de nuevo en 1974 (en Los desposeídos) como otros autores de la talla de Orson Scott Card o Dan Simmons.

Puede parecer una cosa menor en comparación con otros inventos de la ciencia ficción que se exponen aquí, pero si entramos en el campo del viaje estelar, cuando los viajes duran años y el envío de mensajes también, todo se complica muchísimo. Piensa que tienes que enviar un mensaje de socorro. Vale que la ayuda tarde muchísimo en llegar, pero si además el mensaje tarda mucho más, ¿qué sentido tiene pedir nada?

El sable de luz

Construcción de un sable de luz

(Esta imagen pertenece al fantástico cortometraje Hoshino)

Este fantástico arma de los caballeros jedi nos lleva maravillando desde hace más de cuarenta años. Un arma capaz de cortar cualquier cosa, atravesar armaduras y naves y reflejar incluso los disparos de rifles láser. El secreto de la creación del sable de luz ha pasado durante generaciones por la orden jedi (y sus antagonistas los sith) pero se sabe que precisa un cristal kyber que se puede encontrar en Ilum, Christophsis y la conocida Jedha.

Aún así, el proceso de creación del arma es algo totalmente manual, que implica la utilización de la fuerza. Es quizá por esto que, aunque es conocido incluso por el imperio el poder de estos cristales, no se han utilizado para crear armas similares de un modo más militar y seriado.

Existen más trasuntos de sables de luz en otras obras de ciencia ficción, pero nunca ninguno será tan especial como los que vimos por primera vez en Star Wars.

Si quieres ampliar más sobre sables de luz, su composición y creación puedes consultar este artículo de lores del sith.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.