Libro + película: Valerian y la ciudad de los mil planetas

Inicio / Cine de ciencia ficción / Libro + película: Valerian y la ciudad de los mil planetas

Valerian y la ciudad de los mil planetasContinuando con nuestra sección Libro + película abordamos hoy otra obra de ciencia ficción juvenil, Valérian y Laureline, llevada al cine en 2017 por Luc Besson (El quinto elemento, Lucy) bajo el nombre Valerian y la ciudad de los mil planetas. Esta obra del cómic francés lleva más de cincuenta años entre nosotros, por lo que cuando saltó la noticia de la producción de la película a manos de un director galo el hype saltó por los aires hasta que, dos años después… Pero bueno, empecemos por el principio.

Los cómics

Las historias de Valérian: agente espacio-temporal vieron la luz en 1967, inicialmente dentro de la famosa revista Pilote fundada por René Goscinny (Astérix) y continuaron publicándose hasta 2010. En un principio era Valérian el único personaje principal, y Laureline (a la que Valérian encontraba en su primera aventura en el s.XI) una mera compañera que desaparecería poco más adelante, pero los lectores de Pilote insistieron en la permanencia de Laureline en la serie, de modo que pasó a llamarse Valérian y Laureline. Lo de agentes espacio-temporales se quedó por el camino por temas de trama que no desvelaremos.

Las ilustraciones son las típicas que se han hecho, junto a otras obras, características del cómic franco-belga. A mí me recuerdan mucho a las que posteriormente hiciera Philippe Luguy para Percevan: escenarios muy coloridos, mucho detalle, flores, colgantes, grabados en las paredes… Tanto Valérian como Laureline son personajes con un aspecto que no define mucho en edad, jóvenes pero adultos a la vez. Se besan por primera vez en el cuarto tomo, y desde entonces tienen una relación sentimental paralela a la profesional, sin remarcar especialmente lo primero salvo en casos puntuales de, por ejemplo, celos.

Pierre Christin y Jean Claude Mézières crearon un par de héroes de fácil acomodar. Dos personalidades bien distintas pero muy complementarias, y una premisa como la de los viajes en el tiempo como pretexto para llevarlos a la época que quisieran, al lugar donde les pareciera. Así, vemos a nuestros protagonistas en el citado s. XI, en Nueva York o Moscú en el XX…

La poseedora de los derechos en España, Norma cómics, ha publicado toda la obra en siete tomos recopilatorios, y ha aprovechado para editar en uno solo las dos historias en que se inspiró la película, El imperio de los mil planetas (1971) y El embajador de las sombras (1975). Podéis encontrarlo aquí.

La película

En mayo de 2015 Luc Besson inauguraba su cuenta de Twitter con este mensaje:
My first tweet ever! Let’s share a real news! My next film is a big sci-fi: #Valerian and the City of a Thousand Planets.

— Luc Besson (@lucbesson) 12 de mayo de 2015

“¡Mi primer tweet! ¡Vamos a compartir noticias reales! Mi próxima película es una gran obra de ciencia ficción: #Valerian y la ciudad de los mil planetas”

Que el señor Besson es lo que por aquí llamamos un friki como la copa de un pino no es algo que nos pille por sorpresa. Ya de hecho El quinto elemento bebía bastante de esa ciencia ficción de maravilla presente en las historias de Valérian y Laureline. El director francés llevaba ya tres años trabajando en la cinta y en alguna entrevista comentó que esperaba que “en 15 o 20 años, la gente siga hablando de Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas”, aunque quizá es mejor que eso no ocurra. La película no solo no ha sido el éxito comercial deseado, sino que a duras penas ha cubierto lo comido por lo servido, y eso contando con el mercado doméstico.

Pero el boca a boca no perdona, y la película falla en muchos aspectos. Dos horas y cuarto para una historia de aventuras es mucho metraje y, aunque la trama tiene virtudes, está desarrollada de forma desigual. El aspecto visual es muy llamativo, ahí se nota el dinero que se han dejado, pero los protagonistas no terminan de caer bien del todo al espectador, sobre todo Valérian que, queriendo ser un antihéroe atrevido e impulsivo, es más bien un Han Solo wannabe al que a veces dan ganas de darle así en los morros).  Por último, me pareció desde un principio un guión muy machista. La superioridad de Valérian en la cadena de mando sobre su compañera, unida a la impresionantemente repentina intención de matrimonio por parte de este hacen que su relación, sus reacciones… todo me pareció muy anterior incluso al año 67 en que los cómics vieron la luz.

Ah, y ¿recordáis aquello de “agentes espacio-temporales”? Pues spoiler: ni espacio, ni mucho menos temporales. Viajan entre nada y casi nada. Si finalmente Luc Besson saca dos películas más tal y como ha anunciado, quizá pueda valerse de la figura del viaje espacio-temporal que Christin y Mézières eligieron para dar variedad a las aventuras. Aunque, sinceramente, no creo que tenga pinta de que vaya a haber más.

Curiosidades

  • Aunque George Lucas siempre ha negado similitudes o inspiración de sus películas de Star Wars en los cómics de Valérian y Laureline, sus autores no lo veían así, y en 1983, año de estreno de El retorno del jedi, publicaron en la revista Pilote esta viñeta:

Valerian vs Star Wars Luke Leia

  • El célebre pianista de jazz Herbie Hancock interpreta al ministro de defensa en la película. Según sus propias palabras, le dijo a Besson “¿Estás de broma? ¡Soy un geek!” (más información). No era su primer cameo, Hancock también había aparecido en 1986 en Alrededor de la medianoche, película de la que también había compuesto la banda sonora.
  • Hancock no es el único músico en la cinta. La cantante Rihanna también hace aparición interpretando a un alienígena cambiaformas, aunque para ella no es ni mucho menos novedad, pues ya ha actuado en películas como Battleship y Annie, y aparecerá en Ocean’s 8.
  • El presidente de la federación mundial está interpretado por Rutger Hauer, quien fuera el famoso replicante Roy Batty en Blade Runner.
  • De acuerdo a las cifras de Box Office Mojo, Valérian y la ciudad de los mil planetas es la película más cara del cine francés, con un presupuesto de 177.2 millones de dólares.
  • Al inicio de la película se narran los acontecimientos de la conquista espacial por parte de la tierra, el contacto con otras razas y la creación de la ciudad de los mil planetas. Toda la escena tiene de fondo la canción Space Oddity del desaparecido David Bowie. Podéis verla a continuación:

Por último, si os gustan las historias de ciencia ficción juvenil yo me sé de uno que ha publicado Escape de 21-13. Pista: Yo. Podéis leer las valoraciones en amazon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.