5 trucos para leer más deprisa

Inicio / Leer ciencia ficción juvenil / 5 trucos para leer más deprisa

Leer ciencia ficcion juvenil trucos

No sé si os pasa a vosotros también que tenéis muy poco tiempo y mucho por leer. Y la pila, ese ente que habita en nuestra mesita de noche y que tiene vida propia, no para de crecer y crecer. En mi caso mi objetivo es leer ciencia ficción juvenil, toda la que pille. Buena y mala. Pero eso ya son filias propias.

Leas lo que leas, estoy seguro de que estos trucos te van a ser de gran utilidad para acabar con la pila esa que te trae de cabeza.

Leer por bloques

Cuando ves un niño que está empezando a aprender a leer, muchas veces pasa el dedo por las palabras según avanza. Esto indica dónde tiene puesta el niño la vista. Varios estudios han determinado que uno de los factores que hacen que leamos más o menos deprisa es el “salto visual” de una palabra a otra. Lo que el niño hace con el dedo. Por eso, si conseguimos leer “por bloques” nuestra velocidad se verá muy incrementada.

Un ejemplo sencillo. Trata de leer esta frase deprisa:

La hoja lechosa del soldador atravesaba las aristas del casco con esfuerzo pero sin detenerse.

Ahora hazlo de nuevo:

La hoja lechosa del soldador atravesaba las aristas del casco con esfuerzo pero sin detenerse.

Habrás notado que la lees más deprisa, ¿verdad? Esto es porque tus ojos han dado menos “saltos” para recorrerla.

Concéntrate

A todos nos gusta la música, pero nuestro cerebro no está dividido en compartimentos estancos. No podemos escribir con una mano y con la otra tocar la trompeta. Al menos yo (pero claro, yo no sé tocar la trompeta). Aunque tenemos las manos suficientes para hacerlo, nuestro cerebro simplemente no puede con todo. Algo parecido pasa con la música: aunque los ojos y los oídos no interfieren unos con otros, cuando la información que traen a la cabeza llega a la vez, interfiere. Y si es una canción en español la letra puede distraerte, o con que sea una canción que te resulte conocida te puedes descubrir tarareándola, y eso dificulta tu lectura.

La técnica del canguro cibernético

Truco lectura canguro cibernético

Sí, el nombre lo he puesto yo. Mola, ¿eh? La he llamado así porque se basa en saltarse cosas. Tal cual. No me pongo ni colorado. A ver, todo depende de lo que estés disfrutando el libro, del respeto que le tengas y la necesidad de acabarlo. Personalmente me propongo acabar todo lo que empiezo, pero hasta cierto punto. Mira, para sufrir tampoco leo. Así que, si tengo que acabar el libro por lo que sea, cuando encuentro párrafos largos que tienen pinta de que no van a dar más que color y no avanzan la historia, me lo salto. Son fáciles de detectar: un párrafo que ves grande, que empieza con “La sala estaba circundada por columnas de…” pues mira, ya sabes que te va a dar los pormenores de la decoración del lugar. Puedes vivir sin ello.

¿A veces te pierdes algo? Sí, a veces alguien pega un tiro en medio de ese párrafo o algo parecido, pero si pasa algo importante te enteras en el siguiente párrafo y puedes volver atrás. En la mayoría de las ocasiones no te habrás perdido nada, y habrás ganado tiempo.

Practica

“Oh, ¡gracias, genio!” pero es que es verdad. Cuando mis hijos me ven hacer algo bien o deprisa (escribir en el teclado, fregar los cacharros o hacer la cama) siempre les digo lo mismo: mejoré practicando. Y es que me temo que ningún método supera la pura práctica y, en este caso, mucho menos. Aparte de los beneficios ya conocidos de la lectura, leer ayuda a leer más deprisa y mejor.

Para de leer

“¿Pero no has dicho que cuanto más lea mejor?”. Sí, pero, como en todo, con medida. Aunque devoréis más libros que Galactus planetas, la lectura supone un esfuerzo mental y visual. Así como trabajando con ordenadores se recomienda hacer una “pausa visual” cada cincuenta minutos para fijar la vista en puntos a otras distancias, lo mismo ocurre cuando leemos. Leer sin parar cansa mucho la vista, y conviene que cada cuarenta minutos descansemos y aprovechemos para estirar las piernas, porque ya hemos hablado de la vista, pero el culo…

Os dejo de postre un vídeo de Little Red Read en que hace una maratón de lectura de 24 horas. Para que veáis lo que pasa cuando lees mucho (y eso que hace pausas). Y si ella, que es un monstruo de la lectura, acaba como acaba…

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.