Clichés de la ciencia ficción juvenil: de qué huir

Inicio / Leer ciencia ficción juvenil / Clichés de la ciencia ficción juvenil: de qué huir

Clichés en la ciencia ficción juvenil

Como ya sabréis, estoy acabando Memoria virtual, y tengo ya parte de mi mente en la siguiente entrega de Escape de 21-13, un Space Opera de ciencia ficción juvenil que tuvo una gran acogida el año pasado. Pues bien, una vez la forja del héroe ya se dio en la primera entrega, ahora quiero expandir el trasfondo del universo, dar más profundidad a los personajes, implicar al lector en sus decisiones… Pero, sin caer en los odiados clichés de la ciencia ficción juvenil, claro. Valga este análisis que hago para mí mismo, para que vosotros tampoco caigáis en ellos cuando escribáis.

Clichés de la ciencia ficción juvenil

Los superhéroes

Porque da igual que tengas quince años, que si tienes que salvar el mundo todos los martes, o una vez por cada volumen de la saga, lo salvas. Y lo haces todo bien, lo mismo pilotar una nave que intervenir en un conflicto socioeconómico y cultural con una cultura alienígena al borde de masacrar la tierra. Lo haces, y listo. A dormir.

Chico malo se enamora de chica buena y cambia

Este no es exclusivo de la ciencia ficción juvenil, como me apunta Aura, del blog Libros encantados, pero es igualmente sangrante allá donde te lo encuentres. Tienes un chico malo, un badass de los pies a la cabeza que desayuna cereales de tuercas en el cráneo de un bebé, dispuesto a aniquilar la galaxia después de haber matado a su padre con sus propias manos (¿alguien dijo Star Wars ep.VII?), ¿y lo deja todo porque la chica es muy mona y muy valiente y muy todo? ¿En serio?

Machismo recalcitrante

Que es un cliché en sí mismo y heredamos aún en muchos libros. Podemos verlo, por ejemplo, en ese personaje femenino al que se le dice “quédate aquí y no toques nada” y, en el peor momento, toca la palanquita que activa la autodestrucción de la nave. Los secundarios con cargos importantes siempre son hombres (o alienígenas sin género), etc.

El equipo especializado

Un piloto, que es el mejor piloto de la galaxia, un techie, que es el mejor con las máquinas de la galaxia, un tanque, y el protagonista, y esto ya no sabes si es un libro de ciencia ficción juvenil o una partida de Overwatch. En serio, no solo no es creíble, sino que está muy manido. ¡La gente de verdad no tiene toda su existencia especializada en una tarea!

El villano de cartón piedra

Que Darth Vader ya está muy visto. Que eso de soy muy, pero que muy malo, no se sostiene. Incluso al bueno (ja) de Vader le hicieron una historia de cómo llegó ahí. Todo el mundo ha tenido una infancia en la que han querido jugar, ha amado a gente y ha querido ser amado. Y, ¿sabéis? Cuando crecemos, todos queremos ser amados igualmente. Que tu villano malentienda ser amado con “ser temido”, vale. Pero que su único objetivo sea ser malo por el mero hecho de serlo, no hay quien se lo trague.

Todas las atmósferas son respirables, y todo el mundo habla “común”

Da igual que los personajes vayan al planeta más recóndito de la galaxia que oye, aparcan, salen, y hale, a vivir aventuras. Pues no, las cosas no son así. Porque si en la tierra te sales un poco del mundo occidental y del inglés de instituto y acabas hablando con las manos como Tarzán, qué no pasaría cuando te encuentras con una civilización totalmente extraña en un planeta perdido.

Ese protagonista sin padres

Vale, admito que aquí yo mismo he caído. Pero si alguna vez me interno en la historia de un libro, tened por seguro que no voy a elegir el papel protagonista. Principalmente porque aún tengo padres y los quiero, y ¡no sé qué pasa con los protagonistas de los libros de ciencia ficción juvenil (y con los de literatura juvenil en general) que siempre acaban sin padres! Es como una epidemia matapadres que va por toda la galaxia.

Anakin pierde a su madre
Otra víctima de la epidemia matapadres

Entonces, ¿qué hago?

Como ya he mencionado, yo mismo he caído en uno de estos clichés, y conscientemente, pero lo importante es eso, que si elegís una fórmula que ya ha sido utilizada, lo hagáis sabiéndolo, porque os es útil para la historia o porque os gusta. Y así, con el resto de la trama y de los personajes, poder crear más elementos originales que hagan vuestra historia única.

Y vosotros, ¿qué clichés de la ciencia ficción juvenil odiáis?

Un comentario

  • ¡Holaa!

    Un post buenísimo. Estoy muy de acuerdo en todos los puntos y me han encantado las referencias a Star Wars porque sin duda tienes razón jajaja

    Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *