Header Ads

6 trucos para elegir un seudónimo

Escritor escribiendo bajo seudónimo
Este podría ser yo, y no lo sabes.
Tengo la fortuna de formar parte de un grupo en Facebook, El escritor emprendedor, en que varios de los llamados "escritores 2.0" nos damos apoyo y consejos y compartimos recursos. Hoy vengo a hablaros por una conversación que surgió el otro día en que una persona pidió consejos a la hora de elegir un seudónimo.

Resulta que antes de dedicarme a la escritura pasé varios años en el mundo de la programación, lo que entre una cosa y otra incluía comprar dominios, encontrar nombres para aplicaciones y usuarios, etcétera, y algunas de esas cosas resultan muy útiles a la hora de elegir un seudónimo literario (o de otro tipo).

Pero, antes de meternos en harina, quizá quieras saber (si estás a tiempo) las razones que podrían llevarte a ello.

¿Por qué utilizar un seudónimo?

Hay varias razones que pueden llevarte a no querer usar tu nombre real a la hora de plantearte una carrera literaria profesional o amateur, más allá de que el que tienes no te agrade o no te encuentres a gusto con él.
  • Tu nombre puede dar lugar a confusión. Si te llamas Hugo Sánchez o Carlos Sainz quizá no quieras que tus lectores crean que escribes sobre deporte cuando no es así. Creedme, es más común de lo que parece, de hecho los dos nombres de ejemplo son de dos amigos míos.
  • Si quieres cambiar de profesión, pero no quieres que nadie se entere. (Consejo del chef: si estás en esta situación y te manejas con el inglés, te recomiendo este libro de Joanna Penn) Quizá pases nueve horas al día en una oficina, o doblando el lomo en parques y jardines, pero tú lo que realmente quieras para tu vida sea pasar diez u once delante de un ordenador escribiendo (y no escribiendo, pero de eso ya hablaremos más adelante). Pero no siempre un jefe es comprensivo con "las aficiones" de sus empleados, sobre todo si te la estás tomando realmente en serio, y te mueres por salir de tu actual trabajo.
  • Quieres despegarte de tus fans. Afortunado tú, que los tienes, pero puedo entender que sea un agobio, especialmente si quieres dar un cambio de rumbo a tus escritos, o no quieres arrastrar la fama de un medio a otro. Estrellas de la canción que me oís, si vais a utilizar un seudónimo, continuad leyendo.
  • Tienes dos líneas editoriales. Ojo, bien diferenciadas, no simplemente que hayas escrito hasta ahora fantasía y estés pensando en una novela de ciencia ficción. Volvemos a Joanna Penn. Ella misma tiene dos nombres: Joanna Penn para los libros de no ficción y J. F. Penn para sus novelas de ficción. Mirad las fotos, misma persona, dos perfiles. ¿Por qué en este caso? Ella afirma que quiere mantener los dos perfiles separados, para que los lectores no confundan una cosa con la otra. Además, en el caso de las novelas, consideró que un nombre de mujer para la autoría en thrillers no tendría tanta salida como un "J. F." neutro.
Así que ahora que ya conocemos la razón por la que queremos librarnos de nuestro nombre muggle vamos a buscar un seudónimo chulo de verdad.

Trucos para encontrar un seudónimo adecuado

Y con "adecuado" quiero decir que se ajuste a lo que tú quieres. No me valdría a mí, que escribo ciencia ficción, hacerme llamar "Mimmi Kass", pero a ella, a la auténtica Mimmi Kass, el seudónimo le viene de pegada. Lo mismo pasa si escribes fantasía, policíaca o terror. Piensa en algo apropiado.
  • Que no esté ya cogido. Y sí, eso invalida automáticamente todos los nombres de personajes famosos, por mucho que te gusten. No querrás tener que utilizar una cuenta de Twitter llamada @gandalf_1976 ¿verdad? Por cierto, si quieres saber más sobre cómo elegir un nombre para tu cuenta de Twitter quizá te interese este artículo.
  • Fácil de recordar. No todos los nombres son iguales. y algunos consiguen ganarse un hueco en nuestra memoria por derecho propio, por complicados que sean; pero mientras tanto, no se lo pongas difícil a tus lectores. Marc Márquez, por ejemplo, es un nombre sencillo de recordar. Si te acuerdas del nombre o del apellido, ya puedes recordar lo demás. Stan Lee, por ejemplo, tomó la costumbre de llamar a sus personajes con la misma inicial en el nombre que en el apellido: Bruce Banner, Peter Parker, Reed Richards, Stephen Strange, Matt Murdock...
  • Corto. Aunque Twitter ha ampliado la longitud de los nombres de cuentas de 20 a 50 caracteres, no va a ser esa la única red social que quieras manejar, ¿no? Diferentes redes sociales tienen distintos criterios para la longitud de sus nombres, además de que no quieras tener a tus seguidores escribiendo enormes cadenas para tu página web. Más caracteres implica más posibilidades de equivocarse escribiendo y que no te encuentren. www.davidmonedero.com ya me parece bastante largo, pero me temo que es tarde para cambiar.
  • Fácil de escribir. Hay que reconocerle a Arnold Schwarzenegger que su apellido es algo que a todos nos sonará siempre, pero la palabra clave es esa, "sonará", porque a la hora de escribirlo, te desafío a que, aunque lo acabes de leer, lo escribas ahora sin equivocarte. Pues eso.
  • Que dé a entender a qué te dedicas. Cuando mi mujer decidió dedicarse a la moda, anduvimos buscando un nombre para ella, del mismo modo que os estoy indicando ahora y, cuando llegamos a esta parte, tuvimos en cuenta qué mensaje quería dar. Teníamos una personal shopper en la ciudad de Santander (el de asistente de compras, al contrario que el de escritor, es un trabajo muy dependiente de la zona). Así que Arantxa Personal Shopper Santander era todo lo que queríamos que la gente supiera. Evidentemente era "un poco" largo, pero encontramos que Arantxa Shopper estaba libre como dominio, y como nombre en las principales redes sociales, así que así es como se hace llamar ella. Tuvimos que renunciar a la parte de Santander, pero no se puede tener todo en esta vida.
  • Para nota: Que esté bien colocado alfabéticamente. Una vez oí una entrevista en que la entrevistada admitió haber elegido su nombre artístico, entre otras cosas, porque empezaba por A. Parece una tontería, pero si vas a aparecer en un listado (que tarde o temprano, lo harás) te interesa estar en los primeros puestos o, si hay paginación, en la primera página.
Espero que todo esto te haya servido y, si aún andas con dudas sobre si utilizar o no un seudónimo, puedes echarle un ojo a este artículo de David Orell sobre publicar bajo seudónimo en el que tuve la suerte de participar.

3 comentarios:

  1. ¡Articulazo, David!
    Esto da para crear una infografía super chula :P

    Un abrazote y gracias por la mención :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si la quieres hacer yo te lo cedo, porque yo de infografías...
      ¡abrazo, tocayo!

      Eliminar
  2. No haré infografías XDDD
    ¡Ya no sé de donde arrancar minutos al tiempo!

    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.