Guión de aventura y forja del héroe

¿Qué tienen en común Frodo, Neo y Luke Skywalker? Pues mucho más de lo que yo creía antes de leer este libro. Antonio Sánchez-Escalonilla, autor también de "Estrategias del guión cinematográfico" (que seguramente trataremos aquí en un futuro), nos desgrana en poco menos de doscientas cincuenta hojas la esencia del héroe, los tipos de aventuras que se narran, y el proceso que lleva al héroe a ser lo que es dentro de una historia.

Hay que aclarar que este libro está siempre enfocado desde el punto de vista cinematográfico, por lo que cuando se habla por ejemplo de La comunidad del anillo se hace referencia a la película, y no a la primera parte del libro "El señor de los anillos". Debo confesar sin vergüenza ninguna que esto para mí ha sido una facilidad, porque yo fui antes consumidor de cine que de libros (y, no nos engañemos, por cuestiones de tiempo, en una semana uno puede ver muchas más películas que leer libros), y todas las películas que utiliza en sus ejemplos son muy famosas, de la talla de Único testigo, El silencio de los corderos, o Braveheart.

La primera parte, casi la mitad del libro, está dedicada al héroe en sí, con multitud de fragmentos de guiones a modo de ejemplos. La evolución de los héroes a lo largo de la historia, sus virtudes y cómo esas virtudes han ido cambiando según los tipos de héroes, los viajes interiores y la aparición del héroe mesiánico y el triunfo a través de la muerte son solo algunos de los temas que se tocan. Si uno quiere escribir una historia (bien sea guión o novela) en la que haya un héroe con mayúsculas, esta lectura es poco menos que obligatoria.
La segunda parte utiliza el viaje de Frodo para ilustrar el proceso de la forja del héroe, enunciado por Christopher Vogler basándose en "El héroe de las mil caras", de Joseph Campbell. Así que tenemos a Campbell que crea sus doce pasos para forjar un héroe, a Vogler que copia esos doce pasos y añade los ocho arquetipos que intervienen en la obra. Y por último a Sánches-Escalonilla, que coge los doce pasos, y en lugar de los arquetipos, añade la primera parte del libro que hemos visto en el párrafo anterior. Personalmente no se lo critico, en la medida en que eso hizo posible que ese análisis llegara a mí, aunque sí es cierto que la originalidad del planteamiento es, cuanto menos, dudosa, y es darle vueltas siempre a lo mismo.

Pero el seguimiento que hace de ese proceso en la tercera parte es muy ilustrativo. Toma seis películas por todo el mundo conocidas: La trilogía de El señor de los anillos, El imperio contraataca, El protegido, Matrix, Los intocables de Eliot Ness y Toy Story; y las divide para que veamos cómo encajan exactamente los doce pasos de la forja del héroe en los metrajes. Es realmente sorprendente ver cómo se repiten las misma estructuras una y otra vez ante nuestros propios ojos y no nos damos cuenta. ¡Qué facil es predecir el siguiente movimiento en una historia así cuando ya sabes "el truco"! Ojo, no estoy quitando ningún mérito a los creadores de estas historias, pero ahora, cada vez que aparece el típico personaje de "el sabio anciano" en una película pienso "a ver cuánto tarda en desaparecer, para que el héroe se tenga que sacar las castañas del fuego él solito". Y no suelo fallar, la verdad.

Pero no debería avergonzarle a nadie tomar estas guías (a mí no me avergonzó hacerlo). El día que
se me ocurra un paradigma mejor sin duda lo pondré a prueba. De mientras, seguir los pasos de otros grandes creadores de historias no es una deshonra, sino un método de aprendizaje. Buscad este libro y, feliz aprendizaje.

No hay comentarios :

Publicar un comentario